3. Construyendo la Smart City

Hoy en día todas la ciudades quieren ser Smart City, pero no es algo sencillo. Muchas ciudades invierten en tecnología para conseguir ser una Smart City, pero no han pensado previamente qué necesidades tienen, qué es lo quieren conseguir con todo eso.

Ocurre en ocasiones que hay ciudades que han definido una plataforma, o varias plataformas y se encuentran que tienen sistemas aislados, independientes, de los cuales no pueden coger información e integrarla para poder conseguir información valiosa.

Una ciudad inteligente es capaz de captar los datos útiles que en ella se generan, transportarlos por las redes de comunicación, centralizarlos en un cuadro de mando y poder dar una respuesta en tiempo real adecuada, que permita un correcto funcionamiento de las infraestructuras y los servicios. Pero además, adelantarse a posibles incidencias y ofrecer soluciones urbanas adecuadas.

El diseño de una ciudad inteligente pasa necesariamente por un trabajo compartido a tres bandas. Tan necesario es el liderazgo de la administración pública como responsable del diseño y gestión de la ciudad, como la colaboración de empresa privada como proveedora de servicios. Y por supuesto, la implicación activa del ciudadano como usuario final.

Una ciudad inteligente usa las tecnologías de la información y comunicación que ya tenemos para ofrecer soluciones urbanas a los retos de la ciudad.

El objetivo es ser más eficiente, mejorar la gestión, ahorrar costes y reducir la huella ambiental. Sin embargo, una ciudad inteligente debe apostar por la innovación desde lo local, ofreciendo nuevos servicios a partir de datos públicos, transparencia y participación ciudadana.

 

Copyright © Logitek 2013 | Nota legal - Política de privacidad